Card Background
Cerdo Jamon Iberico

6 pistas para elegir un jamón

15 de septiembre de 20167 min de lectura
COMPÁRTELO

Te damos seis sencillas pistas para hacer la mejor elección de un jamónibérico:

El jamón es un producto estrella de la gastronomía española. Un producto que es admirado fuera y dentro de nuestras fronteras por su sabor. Sin embargo, no todos los jamones son iguales. A la hora de seleccionar un buen jamón hay que tener en cuenta aspectos como la raza, la alimentación y la forma de curación. Todos ellos van a influir en el resultado final.

A continuación, os explicaremos de forma más detallada como comprar una buena pieza de jamón. No obstante, os hacemos un adelanto y es que el mejor jamón tiene pezuña estrecha, negra, es alargado y con grasa untuosa en la que se clavan los dedos con facilitad.

1.

El precio

Desconfía de los chollos. La buena calidad tiene un precio. Hacer un jamón es caro, puesto que cada cerdo necesita varias hectáreas de dehesa para encontrar bellotas con las que engordar. El proceso de curación de un jamón puede durar entre 1 y 4 años. En resumen, lo barato sale caro, así que no te fíes de las gangas.

2.

La forma de la pata

Un jamón ibérico tiene una forma esbelta y alargada. Esto se debe a su curación y a la forma del cerdo ibérico. La curación mínima del jamón ibérico es de 24 meses. Es importante diferenciar un jamón ibérico de una paleta ibérica. La paleta suele pesar entre 4,5 kg – 5,5 kg y la parte gruesa tiene una forma más cuadrada. Mientras que un buen jamón ibérico tiene un peso de entre 7 kg y 8,5 kg y el extremo del jamón tiene una forma curvada. Se dice que los mejores jamones ibéricos son los que pesan más de 8 kg.

3.

La pezuña

El distintivo más popular de un jamón ibérico es la pezuña negra. Si las pezuñas son iguales y están desgastadas, es señal de que el animal ha estado campeando al aire libre. Si al contrario, la pezuña interna es más corta que la externa, indica que el animal no ha hecho ejercicio y por eso no las ha desgastado.

4.

El color

Este es otro factor en el que nos podemos fijar. El color de los jamones ibéricos suele ser marrón claro con un aspecto limpio y cuidado. Puede tener alguna tonalidad más oscura y otras tonalidades amarillas claras por la parte más grasa. Si encontramos moho blanco, no es indicativo de que el jamón sea malo. El moho no tiene que afectar al sabor y textura del jamón si es superficial. Cuando se pela para el corte, toda esa capa desaparece. Si lo encuentras y no quieres consumirlo aún, puedes limpiarlo con un trapo de tela y aceite de oliva.

5.

La grasa

La grasa de cobertura del jamón ibérico es abundante y la que se concentra en el lateral de la pieza es brillante y fluida porque la grasa del ibérico funde a temperaturas mucho más bajas que la del serrano, y si es de bellota, aún más.

6.

El peso

Como mencionamos un poco más arriba, los mejores jamones suelen pesar 8 kg. Es importante diferenciar entre la paleta y el jamón ibérico. La paleta suele pesar entre 4,5 kg – 5,5 kg y la parte gruesa tiene una forma más cuadrada. Mientras que un buen jamón ibérico tiene un peso de entre 7 kg y 8,5 kg.


COMPÁRTELO
Preguntas frecuentesEstas son las dudas que más tienen nuestros clientes
Card Background

¡Te ayudamos!

¿Tienes algo que decirnos? Si después de leer las preguntas frecuentes aún necesitas ayuda,

Card Background

¿Quieres saber más?

Visita nuestro blog para enterarte de todas las novedades y recetas increibles.


SÍGUENOS:


© 2022 Navidul. Todos los derechos reservados